Roma

Consejos antes de visitar Roma (Italia)

  • No dejarse abrumar por la historia. Roma, la Città Eterna, es el mayor monumento a cielo abierto del mundo. Tantas excavaciones arqueológicas, iglesias, estatuas, mausoleos, obeliscos, edificaciones imperiales y vestigios históricos pueden agobiar a cualquiera. La primera impresión suele ser algo similar a la angustia, con preguntas como: ¿por dónde empiezo? ¿Cómo hago para visitar todo lo interesante de la ciudad? ¿Voy a alcanzar a conocer mucho más que un décimo de todo lo que Roma tiene para ofrecer? La respuesta es un rotundo “no” y lo mejor es saberlo de arranque. Roma es inabarcable, y los restos de la antigua ciudad imperial son tantos que habrá que conformarse con alcanzar a comprender la noción de lo grandiosa e imponente que llegó a ser en sus épocas de esplendor. Con esa única certeza, lo más recomendable es empezar de a poco y no desesperarse, su historia es tan rica y palpable que no quedará más remedio que imaginar un eventual regreso, o varios regresos: la Ciudad Eterna no se agota en dos, tres ni siquiera cuatro visitas.

 

  • Fontana di TreviAlojarse en el centro histórico. Cuanto más cerca de Piazza Navona o el Panteón, mejor. Es que lo más interesante de la ciudad está dentro de los límites de las antiguas murallas y, francamente, el transporte no es el ideal para el turista, por lo que dentro del centro histórico lo mejor es caminar, las distancias no son tan grandes. En cuanto al alojamiento, es bueno estar advertido que muchos de los Bed&Breakfast de Roma están en edificios sin ascensor, por lo que es habitual terminar en un cuarto piso con escaleras. Otras zonas recomendables para alojarse son los alrededores de Piazza di Spagna y la Fontana di Trevi (apenas un poco más alejado de la mayoría de las atracciones, con muchas grandes tiendas), Campo de’Fiori y el ghetto judío (una de las zonas más pintorescas), Trastevere (el barrio de moda, con diversión nocturna garantizada), Termini (el hospedaje más barato pero algo lúgubre por las noches) o Monti (un barrio muy animado cercano a Termini y bastante a tiro de la zona del Coliseo y el centro histórico).

 

  • Foro romanoDedicarle todo un día al Coliseo. En realidad, la visita al Coliseo en sí no demora más de una hora, pero la entrada viene combinada con el Foro Romano y el Monte Palatino. No sólo hay filas larguísimas para ingresar sino que Foro y Palatino (conectados entre sí) ocupan unas 30 hectáreas y tienen muchísimo para ver. Conviene empezar por el Foro, en el ingreso que está frente al Coliseo, ya que la mayoría no empieza por allí sino por el Coliseo, lo cual solamente significa que las colas serán un poco más cortas. Otra opción es contratar un recorrido con guía pero no es del todo verdadera la promesa de que no habrá filas, aunque la ventaja es que las visitas guiadas hacen eje en las zonas más importantes y permiten ahorrar algo de tiempo, además de que la mayoría incluye el acceso a la arena del Coliseo, la cual está vedada a quienes van por su cuenta. Lo único cierto es que es el itinerario dura entre cuatro y seis horas, y es imperdible, quizás se convierta en la primera aproximación a la majestuosidad de la Roma imperial. Quienes hagan el recorrido en verano deberán ir bien preparados para afrontar el calor con gorros, agua y buena tolerancia física.

 

  • Pizzería romanaComer como romanos. Es decir, mucho. La dieta básica de cualquier habitante de la ciudad son pizzas y pastas, y la variedad es tal que es difícil cansarse. Los menúes (más habituales al mediodía) son una buena opción para quedar más que satisfechos a buen precio, y suelen incluir un antipasto (entrada), un plato de pasta y una pizza… entera, aunque no hay que asustarse: las pizzas italianas son medianas, muy finitas y casi nunca vienen demasiado cargadas. La experiencia más auténtica en pizzerías sin dudas es La Montecarlo, es un verdadero espectáculo ver a Carlo manejando el local a los gritos. Pero en una recorrida por distintos restaurantes, trattorias y pizzerías cualquier turista encontrará que hasta el bodegón más informal cocina una pasta justo al dente y pizzas deliciosas. Para beber, la mejor opción en el caluroso verano es la birra alla spina, la caña, cerveza tirada. El café tradicional de Roma es el espresso, apenas un sorbo de café de gusto intenso, buen cuerpo y atrapante aroma. Como en cualquier ciudad grande, basta apartarse un par de cuadras de los lugares más turísticos para encontrar mejores precios.

 

  • Plaza y Basílica de San PedroDedicarle todo un día al Vaticano. Es cierto, es el Estado más pequeño del mundo, pero si en el Coliseo hay muchos turistas en El Vaticano habrá aún más. Se puede recorrer la Piazza San Pietro sin hacer colas, pero para ingresar a la Basílica hay que armarse de paciencia. Y después todos querrán conocer también la Capilla Sixtina, y para eso hay que ir a los Museos Vaticanos, donde las multitudes se ponen más complicadas todavía. Lo mejor es sacar las entradas a los Museos Vaticanos con anticipación (son un poco más caras pero bien vale la pena). Se pueden comprar los tickets por internet o el mismo día en las oficinas de Piazza San Pietro con un horario específico para ingresar, lo que garantiza colas cortas y ágiles, y permite evitar las filas de quienes llegan sin entradas, que suelen tener más de cien y no menos de trescientos metros de largo. También hay muchísimo para ver en los Museos Vaticanos pero lo que no hay que perderse por nada son la Capila Sixtina (una obra simplemente fuera de este mundo), la pinacoteca y las estancias de Rafael. Solamente para la visita a los Museos hay que pensar en un mínimo de tres horas.

 

  • Rioni de RomaPerderse en los riones. Los barrios romanos (rione) son encantadores a cada paso, es una buena sugerencia elegir una zona en particular y dejarse llevar por el entramado de callecitas sin dejar de buscar las grandes atracciones turísticas. En cualquier rincón del amplio casco histórico encontraremos buenos restaurantes, adorables cafés, monumentos y museos, y la historia que brota del suelo y de las paredes. Los mapas tradicionales pueden resultar algo exiguos ante el complejo laberinto de calles, no hay nada mejor que salir con el teléfono celular o la tablet, tener cargada previamente alguna aplicación de mapas sin conexión y activar el GPS.

 

  • "Moisés", de Miguel ÁngelVer obras de arte en una iglesia. Roma es la única ciudad del mundo donde se puede rezar ante un Rafael o un Miguel Ángel. Pero el recorrido también vale la pena hasta para el más agnóstico. Punto uno, es gratis. Punto dos, algunas son las obras de arte más famosas del mundo. En la Basílica de San Pedro está “La piedad”, en Santa Maria sopra Minerva está el “Cristo Redentor” (ambos de Michelangelo), en San Luigi dei Francesi hay tres Caravaggio, en Santa Maria in Cosmedin está “La boca de la verdad“, en Santa Maria della Pace (probablemente la más pintoresca de las iglesias romanas) hay frescos de Rafael, en San Pietro in Vincoli hay otro Miguel Ángel, nada menos que el “Moisés”, y apenas saliendo a la plaza hay una escultura del gran Bernini. En Roma no hace falta pagar para ver algunas de las creaciones artísticas más maravillosas de la historia.

 

  • Villa BorgheseDedicarle todo un día a Villa Borghese. Es uno de los parques urbanos más grandes de Europa, donde se puede disfrutar de un jornada de relax y naturaleza. Pero si Roma tiene muchísimos museos, quizás uno de los imprescindibles sea la Gallería Borghese, en medio del parque. En la planta superior hay una pinacoteca con obras de Tiziano, Rafael, Caravaggio, Rubens o Botticelli, y en el nivel inferior hay muchas de las mejores esculturas italianas, principalmente de Bernini y Canova, pero todo el edificio es un deleite con su decoración y sus frescos en paredes y techos. Se recorre fácilmente pero es obligatorio reservar con anticipación, lo que se puede hacer los días previos por internet o por teléfono. En Villa Borghese también están las terrazas del monte Pincio (en el extremo oeste) y el Bioparco (al noreste del parque), un gran zoológico con más de mil ejemplares.

 

  • TranvíaBajar al metro y subir al tranvía. El medio de transporte por excelencia en la zona más turística son los pies, a Roma hay que caminarla, pero el metro puede ser útil para quienes se hospeden en lugares más apartados; el trazado de las dos líneas centrales prácticamente dibuja un semicírculo en torno al casco histórico, desde las cercanías del Vaticano pasando por Piazza di Spagna, la estación de trenes Termini y el Coliseo. Una buena opción para regresar desde Trastevere hasta Largo di Torre Argentina, no muy lejos de Piazza Navona, es el moderno tranvía. El taxi no es barato en Roma pero suele ser la opción más recomendable para quienes no quieren perder tiempo estudiando las líneas de ómnibus, aunque estos tienen sus itinerarios muy bien señalizados en cada parada; los boletos no se pagan en el ómnibus sino que se compran en las paradas de metro, quioscos y estancos, y hay que validar el ticket una vez que se sube al coche. Desde el aeropuerto Leonardo da Vinci-Fiumicino hay tarifas fijas de taxi pero la mejor opción es el tren Leonardo Express que llega hasta Termini.

 

  • LungotevereDisfrutar la animada noche romana. La Ciudad Eterna tiene mucho para recorrer de día pero también tiene una generosa oferta de diversión nocturna. La zona más entretenida es Trastevere (que podría traducirse como “tras el río Tíber“), un rione repleto de bares, restaurantes e incluso fiestas callejeras en plazas llenas de romanos y turistas bebiendo spritz, degustando focaccias y escuchando música en vivo. Una excelente opción para tomar un trago es el Lungotevere (literalmente, “a lo largo del Tíber“) de Trastevere, con esa pequeña callecita que recorre allá abajo el río y que en esta zona se convirtió en una seguidilla de bares y pubs que abren por la noche. La zona Campo dei’Fori (que durante el día es un simpático mercado, tal vez el más famoso de la ciudad) ofrece una vez que cae el sol una de las zonas más auténticas de la ciudad con bares y restaurantes. Quienes quieran vivir la noche romana hasta el amanecer deberían explorar la oferta en sitios como 101 Viajes, 2night, la sección nightlife de CiaoRome! y la lista de discotecas y clubes nocturnos de Guía Mundial de Viajes.

 

  • HeladosTomar un helado. O, más bien, muchos. Las heladerías romanas parecen competir por el trofeo del mejor helado del mundo. Hay muchísimas de excelente calidad, pero si nos dejamos convencer por su popularidad y sus visitantes ilustres entonces habrá que llegar hasta Via degli Uffici del Vicario para probar las cremas de Giolitti, la favorita del Papa Juan Pablo II. Quizás no haya mejor consejo que detenerse en cada heladería de la ciudad, pero bien puede convertirse en una tarea titánica. Las que completan mi propio Top 3 son Gelateria del Teatro (Via dei Coronari 65) y Frigidarium (Via del Governo Vecchio 112), pero sobre gustos… Y no hay que olvidar pedir que al helado le agreguen panna.

 

  • Galería Alberto SordiVivir “La dolce vita” en primera persona. Después de visitar la zona del Coliseo y el Foro, y tras recorrer los barrios en torno a Piazza Navona (quizás la mayor concentración mundial de iglesias y monumentos históricos, ver las sección de Mapas de Roma para conocer el detalle), quizás no haya mejor plan que adentrarse en la Roma más elegante y sofisticada. En los alrededores de Piazza di Spagna y sus escalinatas (otra de las tantas postales famosas de la ciudad) están los locales de las marcas internacionales más renombradas, un recorrido que continúa por Via Veneto, la zona de hoteles y restaurante exclusivos que se hizo famosa con “La dolce vita” de Fellini, Mastroianni y Anita Ekberg. No está a la alcance de todos los bolsillos, pero quienes quieran comprar ropa a precios más accesibles tienen no muy lejos de allí un inmenso local de Zara, bajando por Via del Tritone y antes de llegar a Piazza Colonna. A pocos metros está otro lugar de visita imperdible, la Galleria Alberto Sordi, el centro comercial más bonito de la ciudad, con su arquitectura exquisita, sus imponentes columnas y su techo vidriado.

 

  • Vista desde el GianicoloSubir al Gianicolo. Roma tiene varios lugares desde donde se puede obtener una vista memorable. Puede ser desde el mirador del monte Pincio, o en la deliciosa plaza Giardino degli Aranci o, muy cerca de allí, la curiosa instantánea de Piazza dei Cavalieri di Malta (a través de una cerradura se puede ver la Basílica de San Pedro a tres kilómetros, perfectamente alineada con un elegante jardín). Pero las mejores panorámicas de la ciudad se consiguen desde lo más alto del monte Gianicolo. Hay dos maneras de subir: cruzando Trastevere, a través de una serie de laberínticas callejuelas y escalinatas, o desde el Ponte Principe Amedeo Savoia Aosta, a medio camino entre El Vaticano y Piazza Navona, donde comienza un ascenso a pie bastante largo pero que no requiere de demasiada exigencia física y en el que es imposible perderse. La mejor hora para disfrutarlo es al atardecer, cuando en el mirador se juntan multitudes de romanos y turistas para tomarse una foto inolvidable.

 

  • Café espressoVer la vida pasar desde la terraza de una cafetería. Los cafés romanos pueden convertirse en una adicción, esos sorbitos de espresso son un shot de energía para seguir andando. Pero además de disfrutar un buen ristretto o un expresso lungo, lo ideal es saborearlos en las mesas de la calle, donde se puede sentir el auténtico latido de la ciudad. Dos de los más famosos están a pasos del Panteón: Tazza D’Oro (Via degli Orfani 84) y Sant’Eustachio Il Caffè (Piazza di Sant’Eustachio 82).

Cómo llegar

El aeropuerto Roma-Fiumicino (Leonardo da Vinci) es el más utilizado, a 34 kilómetros de Roma, con gran número de vuelos nacionales e internacionales. Para llegar a Roma está el tren Leonardo Express que va a la estación Termini, sin paradas intermedias, y trenes locales con mayor frecuencia aunque con paradas en todas las estaciones. También está el aeropuerto Roma-Ciampino, en el que operan vuelos de EasyJet, Ryanair y Wizz Air, que se conecta con la ciudad a través de los ómnibus de Cotral/Schiaffini y Terravision, o en taxi (€30). La estación de trenes Roma Termini es la más importante de la ciudad, a dos kilómetros del centro histórico y con conexión con dos líneas de metro (A y B).

Visa, pasaporte y requisitos

Los ciudadanos de la Unión Europea (espacio Schengen) y de Argentina, Brasil, Chile, Estados Unidos, México, Paraguay, Uruguay y Venezuela (entre otros) no necesitan visa para ingresar a Italia si la permanencia será menor a noventa días. Quienes necesiten visa deberán solicitarla en un consulado o embajada italiana. El pasaporte debe tener una vigencia mínima de tres meses en el momento de ingreso. Para ingresar a la Comunidad Europea es obligatorio contar con un seguro de viaje con una cobertura mínima de 30.000 euros. No hay vacunas obligatorias para ingresar a Italia, pero sí hay que contar con un billete de avión de ida y vuelta, y con las reservas de hospedaje o con una “carta de invitación” de un ciudadano italiano. Quienes se alojen en una casa particular también deben declarar su arribo a Italia en una jefatura policial.

Dinero

En Italia la moneda es el euro (€) y en la mayoría de los comercios de Roma se aceptan tarjetas de crédito y de débito, aunque algunos se manejan sólo con efectivo.

Clima

La temperatura en Roma ronda los 12º de máxima y 3º de mínima en enero, y 30º de máxima y 18º de mínima en julio. Los meses más lluviosos son octubre y noviembre (alrededor de 114 milímetros mensuales, con unos nueve días de precipitaciones cada mes) y el más seco es julio (19 mm. y dos días de lluvia). Durante el verano el sol suele ser abrasador.

Idioma

En Roma se habla italiano, en dialecto romanesco (que no tiene caracter oficial), que es rico en expresiones coloquiales y en términos generales puede ser entendido por cualquiera que sepa hablar italiano. Al ser una ciudad muy turística, la mayoría de los romanos pueden entender frases básicas en otros idiomas, como inglés o español. En la entrada Italiano básico para turistas hay una lista de palabras y frases comunes.

Cómo moverse

El centro histórico de Roma está bordeado por líneas de metro que no serán especialmente útiles para el visitante. Está en construcción una extensión de la lína C del metro que cruzará el centro histórico. Las distancias son cortas, por lo que conviene manejarse a pie o en taxi para traslados más amplios.

Dónde alojarse

Conviene alojarse dentro del centro histórico, en las zonas de Piazza Navona, el Panteón o la Fontana di Trevi, donde hay gran cantidad de hoteles y Bed&Breakfast. Trastevere es un barrio muy animado para alojarse y cercano al centro histórico, mientras que la zona de Termini suele ser más barata pero un poco más alejada y algo lúgubre por la noche.

En la web

Hay miles de sitios en internet sobre Roma, por no mencionar al menos un centenar en español. Vaya entonces un puñado de los mejores en castellano donde se puede encontrar todo tipo de información básica, como qué visitar, el transporte, las mejores atracciones e incluso un pequeño repaso histórico: Disfruta Roma, Rome Explorer, Romando, el sitio turístico oficial y la sección romana de Mochileando por el Mundo. En el blog go2Rome hay una lista de “Los tesoros escondidos” de la ciudad (pese a que los secretos de Roma son vox populi) y en Skyline Webcams hay varias cámaras en vivo. Se puede encontrar una detallada lista de los mercados romanos en Mercati di Roma. Para quienes empezar a vivir la ciudad a través del gusto, en Viaje Jet hay una apetitosa muestra de la gran variedad de platos y delicias italianas.

En la sección Mapas de Roma hay algunos mapas personalizados que serán útiles para visitar por primera vez la capital italiana.
Anuncios

¿Preguntas? ¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s