Paris

Paris

Consejos antes de visitar Paris (Francia)

  • Caminar, caminar y caminar. Paris es una ciudad espléndida por donde se la mire, quizás sea una de las más fotogénicas del mundo. Sus edificios, sus monumentos, sus puentes sobre el río Sena, sus calles de adoquines, sus mercados callejeros, sus sitios históricos, todo es digno de admiración y cada cosa bien vale una fotografía. Las distancias entre los lugares turísticos son relativamente cercanas y casi no hay lugar al que no se pueda llegar a pie.
  • Paris-MetroUsar el metro. Cuando el viajero se cansa de caminar hay dos opciones básicas: sentarse en las mesas de la calle de un bar a tomar un expreso y mirar la vida pasar (dan ganas de dedicarle un café a cada cafetería), o bajar al metro. El subterráneo parisino es tan complejo como ordenado y útil. Sin exagerar, hay una estación cada trescientos metros y sólo es necesario dar con la combinación exacta para salir a la superficie a menos de tres cuadras de donde planeábamos llegar. Dicen que Paris está agujereada por debajo como un queso gruyere, y las 16 líneas que la recorren en todas direcciones pueden dar fe de ello. Las conexiones pueden parecer complicadas al principio, pero en cada estación hay mapas muy detallados, algunos de ellos digitales e interactivos, y en internet también se puede consultar un plano interactivo. Hay descuentos comprando paquetes de diez tickets y pases para viajes ilimitados durante uno o varios días, que sirven también para el RER (tren de cercanía), ómnibus, tranvías y el funicular de Montmartre.
  • Intentar comunicarse en francés. Los parisinos tienen fama de hoscos, poco propensos a tratar con amabilidad a los turistas. Pero todo cambia cuando el viajero intenta relacionarse con algunas frases en francés. Lo ideal sería manejar con soltura el idioma local, pero en algunas ocasiones un “bonjour” es suficiente para romper el hielo y luego continuar hablando en inglés.
  • Paris-LouvreDedicar un día completo al Museo del Louvre. Ningún mapa ni plano del museo puede preparar al visitante para la verdadera dimensión del tamaño del Louvre. Un recorrido de cuatro horas por sus inmensas galerías serán apenas suficientes para dar una mirada apurada por algunos sectores del museo. Buena parte de la historia artística de la humanidad se encuentra en el Louvre, y encontrarse con tantos Leonardo, Delacroix, Rembrandt, Miguel Angel e incluso colecciones reales, islámicas y griegas merecen un día completo y también más. Son 35 mil obras en exposición repartidas en 60 mil metros cuadrados de galerías. Si la idea es ver de cerca nada más que La GiocondaLa Libertad guiando al puebloLa Venus de Milos y la Victoria alada de Samotracia, también es un error creer que bastará disponer de una hora: son tantos los salones, galerías y escaleras que recorrerlos puede ser como internarse en el laberinto de Creta. Jamás hay que apartarse del plano (los entregan gratuitamente en la entrada) y aún así al principio será difícil saber con exactitud dónde se encuentra cada obra.
  • ►Elegir bien la época del año. Hay dos Paris muy distintas. En invierno (boreal) hace mucho frío, con temperaturas apenas por encima de los cero grados. Son habituales las nevadas (pocas veces tan intensas que no permitan salir a caminar) y los parques muestran árboles despojados de follaje, en escenarios que parecen extraídos de fotografías de Henri Cartier-Bresson o Brassaï. En verano, la temperatura máxima puede superar los 25º, y los parques se inundan de verde. En cualquier época son habituales las lluvias y lloviznas, y aunque la mayoría de las veces ni siquiera molestan, no está de más ir preparado con paraguas y abrigos impermeables.
  • Paris-FilasEvitar las largas colas. Todo museo, monumento o centro cultural parisino tiene una fila delante. Y algunas colas pueden ser casi infinitas. No es extraño que el visitante pase tres horas en la fila para subir a la torre Eiffel o para entrar a la catedral de Notre Dame. Lo más recomendable es ir a primera hora (incluso antes de que abran las boleterías) o adquirir algunos tickets por internet (el museo d’Orsay vende entradas que pueden imprimirse en casa, para las del Louvre habrá que recogerlas posteriormente en alguno de los comercios adheridos y los tickets para la torre Eiffel sólo se ofrecen para un día y hora en particular). También hay que tener en cuenta que los lunes cierran la mayoría de los museos (como Orsay, Rodin, Monet, Cognacq, Quai Branly), por lo que esos días puede haber colas muy extensas en el Louvre, el Georges Pompidou y el Cluny, que cierran sus puertas los martes. Si la intención es recorrer muchos museos la tarjeta Paris Musseum Pass es una buena solución, con pases de dos, cuatro o seis días para entrar sin hacer filas en sesenta de los monumentos y museos más famosos de la ciudad.

Paris-Montmartre

  • ►Visitar Montmartre. Desde lo alto de la Basílica de Sacré Cœur, en la colina de Montmartre, la vista de Paris es impagable. Pero el bucólico barrio laderas abajo no es menos encantador, con sus tiendas y restaurantes, sus ateliers y retratistas callejeros, y sus callejones imposibles apenas tan anchos como un automóvil. En los últimos años la zona también ha ganado un nuevo recorrido turístico, gracias a la película Le fabuleux destin d’Amélie Poulai, rodada en locaciones de Montmartre. Los favoritos de los turistas son el Café des Deux Moulins en calle Lepic (donde Amélie trabajaba como camarera) y la verdulería en rue des 3 Frères.
  • Paris-Mercado►Perderse en las calles parisinas. Todo aquel que visite Paris querrá pasar por la Eiffel, el Arco del Triunfo y Notre Dame, y cada uno tendrá su propio monumento, museo o parque favorito que no quiere obviar en su viaje a la Ciudad Luz. Pero no es una mala idea dejarse llevar por las pequeñas calles ensortijadas y caminar a la deriva para encontrarse con sorpresas a cada paso. Toda la arquitectura parisina es formidable, en todos los barrios centrales hay cafeterías y pastelerías que invitan a sentarse en sus mesas, y con un poco de suerte podrá encontrarse uno de los coloridos mercados de comidas, frutas y verduras e incluso ropa, libros, estampillas, flores y pájaros. Un buen punto de partida es la isla de la Cité (donde está Notre Dame), continuar por Île Saint-Louis, el Quai de la Tournelle y sus puestos de libros y anticuarios, y perderse en el Barrio Latino o caminar por boulevard Saint-Germain rumbo a Les Invalides.
  • ►Dar vueltas por los cementerios más famosos. Es una sensación extraña recorrer un cementerio. Pero en Paris están enterrados muchos de los muertos más famosos de la historia. El cementerio de Père-Lachaise no sólo es un laberinto algo sombrío de callecitas que serpentean y suben y bajan, sino que además allí se puede “visitar” a Molière, María Callas, Isadora Duncan, Proust, Signoret y Montand, Édith Piaf, Oscar Wilde (ya no es posible acercarse a la tumba para estampar un beso en el acrílico), Gerda Taro, Georges Méliès, Chopin, Chabrol, Delacroix y la tumba que buscan todos, Jim Morrison, que ahora también también está alejada de los “mortales” con unas vallas. En el cementerio de Montparnasse, algo más pequeño y mucho mejor organizado en cuadrículas, están Sartre y Simone de Beauvoir, Marguerite Duras, Samuel Becket, César Vallejo, Brassaï, Man Ray, Porfirio Díaz, Baudelaire, Susan Sontag y Julio Cortázar, en cuya lápida descansa un original cronopio. Una advertencia: guiándose por los carteles indicadores o incluso plano en mano, es extremadamente difícil encontrar cada tumba.
  • Paris-Saint Etienne du Mont►Posar en las escaleras de Medianoche en Paris. La Ciudad Luz y su aura romántico es una referencia constante para la literatura y el cine. Ya mencioné a Amélie, y ahora es el turno de la película Woody Allen. La iglesia Saint-Étienne-du-Mont, donde Owen Wilson se sienta cada medianoche en Midnight in Paris y donde cada turista posa imitándolo para la foto, está en el Barrio Latino, junto al Panthéon. También se puede emular al personaje de Carla Bruni en los jardines del museo Rodin. Otras locaciones de Paris incluidas en el cine son el Moulin Rouge en Pigalle, el restaurante Le Deux Magots (del filme Julia & Julia) en el 6 de Place Saint-Germain-de-Prés, el río Sena de Antes del atardecer (con Julie Delphy y Ethan Hawke), el puente Bir-Hakeim donde Brando y Schneider se encuentran en Ultimo tango en Paris, la iglesia de Saint-Sulpice y la Pirámide del Louvre de Código Da Vinci, así como los fácilmente reconocibles barrios de Paris, je t’aime. Si de literatura se trata hay dos ejemplos obvios: Víctor Hugo con su Notre-Dame, y Julio Cortázar y su Rayuela, presente en cada esquina a lo largo y a lo ancho de Paris, pero particularmente en la zona de Isla de la Cité y el Pont des Arts. Y también algunas fotografías icónicas: El Beso (de Doisneau) en el Hôtel de Ville, Las Escaleras de Montmartre (de Brassaï) junto al Sacré Cœur, y muchísimas de Henri Cartier-Bresson, como Brasserie Lipp en boulevard Saint-Germain y la famosa foto de Jean-Paul Sartre en Pont des Arts.
  • ►Tener mucha atención en el aeropuerto Charles de Gaulle. Con 60 millones de pasajeros por año, el principal aeropuerto de Paris es un monstruo de 32 kilómetros cuadrados. Incluso tienen algo así como un metro propio, al que llaman shuttle, que comunica las diferentes terminales. Es habitual encontrar pasajeros vagando por las terminales en busca de la puerta que figura en su ticket. Incluso es toda una odisea ir en busca del equipaje luego de aterrizar en el De Gaulle, y lo digo por experiencia propia, ya que luego de infinitas vueltas terminé en la calle y sin mis maletas, y volver a ingresar representó un derrotero desesperado en el que me acompañaban varios pasajeros de diferentes nacionalidades que pasaban por la misma situación.

Apenas tres de los miles de sitios en internet sobre Paris: Rayuela cartografiada, de La Cartoteca, con todos los lugares mencionados por Cortázar en su novela más famosa. Un plano con todos los mercados callejeros de la ciudad en Paris.fr. Y el blog Caminando por Paris, con una visión cotidiana e intimista de la vida en la Ciudad Luz.

En la sección Mapas de Paris hay algunos mapas personalizados que serán útiles para visitar por primera vez la capital francesa.
Anuncios

¿Preguntas? ¿Algo que opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s